Archivo Noviembre, 2011

LA GENESIS DE LA IDENTIDAD

“Si coges arena y la pones en tu mano cerrada, no obtienes más que un puñado de arena, pero si abres la mano, toda la arena del desierto podrá pasar por entre tus tres dedos.”

Proverbio árabe

Me pongo a pensar qué pasaría si, siendo niño, en la escuela primaria tuvieras la posibilidad de escribir tu  futuro ¿con que frases resumirías mejor,  cuanto aspiras en lo más profundo de tu ser?, claro está que dichas frases no tienen por qué ser definitivas, pues, podrías evolucionar.

No debemos preocuparnos, si el objetivo que uno se plantea es lo suficiente elevado, lo importante es que estés  de acuerdo con la frase que resume tus aspiraciones. Muchas personas se resisten a este ejercicio y prefieren vivir el presente, no sienten la necesidad de proyectarse hacia el futuro, gustan de vivir el día a día.

Es posible por tanto que la persona se sienta prisionera de esa carencia y se vea privada de proyectarse hacia el futuro, porque, inconscientemente, desea ser el centro de la atención de sus padres. Eso hará que viva dependiente de ese deseo, en lugar de ofrecerse a sí misma  la posibilidad de un objetivo propio.

De modo que si no logras plantearte un objetivo propio, es porque el árbol genealógico te mantiene encerrado en el pasado, sea por temores,  falsas creencias, inseguridades.

Así que, lograras la felicidad cuando logres ser lo que quieras y no lo que otros quieren que seas, esto se consigue aprendiendo y un verdadero aprendizaje solo se consigue, en una reflexión constante.

Tu identidad empieza por tu nombre, luego, por tus raíces, la forma como te alimentas, tus creencias, tu familia y tu dinámica familiar, el amor a ti mismo, a tu familia, a tu comunidad, a Dios. Debemos aprender que el silencio es la base de la Paz, cuando logras silenciar la mente puedes escuchar al otro y no te puedes conocer, si no sabes quién eres, cuando naciste y quienes son tu familia.

Si queremos mutar, tenemos que ver el pasado, presente y futuro. Teniendo en cuenta que el futuro es tu tesoro y el pasado, tu trampa. El pasado quiere que todo se repita, en cambio el futuro es creativo, son los sueños, son la esperanza.

Desde los años 70 ha comenzado un interés por el vinculo transgeneracional. Occidente está en un proceso de redescubrimiento de algo, después de haber estado sometidos a creencias religiosas, mágicas o chamanicas, el inconsciente familiar interactúa con el inconsciente personal, tanto para lo mejor, como para lo peor.

La metagenealogia se propone reconciliar los aparentes contrarios, donde lo racional colabora con lo irracional, donde la ciencia danza con el arte, donde la clavidencia significa intuición, más que lucidez, en nuestro lenguaje actual, se trata de equilibrar el hemisferio cerebral derecho con el izquierdo.

De acuerdo a la filosofía oriental, toda enfermedad puede ser entendida como una creencia de belleza y de conciencia  de modo que curar consiste en convertirse, auténticamente, en uno mismo.

En cualquier entrevista, las palabras que se dicen terminan revelando un problema, pero, estas, no curan. Las únicas palabras sanadoras que entiende el inconsciente, son los rezos y los encantos.

Para sanar una enfermedad emocional, no podemos limitarnos solo a lo científico, púes, para que sane, se hace necesario que el paciente sea, lo que en verdad es y se libere de la identidad adquirida, o sea, lo que los otros han querido que sea.

A veces una enfermedad proviene de una orden que hemos recibido en la infancia para ser alguien, obligándonos a realizar lo que no queremos , o una prohibición que nos obliga a ser lo que no somos.

Para ayudar a una persona a convertirse en una persona se debe hacer que sea consciente de que no es un  individuo aislado, sino,  al menos cuatro generaciones de ancestros. Es bastante difícil conocernos a nosotros mismos si no conocemos el legado material y espiritual de nuestro árbol genealógico, pero sin interpretaciones restrictivas.

Las universidades han dejado de actuar en su papel rector del conocimiento, pues, al haber dado tanto énfasis a la razón, se han olvidado de enseñar que el ser humano, también aprende a través de otros canales, como el emocional social y espiritual.

Cuentan que “un turista visita una cantera donde trabajan dos obreros dando cortes a un pedazo de roca.

Le pregunta al primero de ellos ¿qué hace usted? en forma airada el obrero le responde ¿acaso no lo ve? “me han ordenado tallar esta maldita roca para convertirla en un ridículo cubo”.

Pregunto lo mismo al segundo obrero y este con una sonrisa le respondió: “me han contratado, para que talle la primera piedra de una hermosa mezquita”.

Como veras el primer obrero se desespera, porque no ve la finalidad de lo que hace, el segundo, sabe para qué va a servir su obra.

Si hacemos las cosas sin saber su finalidad, al final enfermamos. La gente comienza a fastidiarse de tanta especialización científica e intelectualismo racionalista, quiere escuchar acerca de una verdad que no estreche, sino que ensanche, que no oscurezca, sino, que ilumine.

Esta es la razón porque ningún diploma puede garantizar la calidad de un psicoterapeuta, si este no ha logrado descubrir la luz.

Tener una visión de futuro puede hacer que los sueños se realicen más pronto de lo que uno espera, pues, en el camino,  la persona encuentra extrañas coincidencias, que se suman para alcanzar su sueño y eso se llama sincronia.De modo que:

¡Cualquier proyecto será exitoso, si sabes con claridad lo que quieres y tienes fe en ti mismo, para realizarlo ¡

No hay Comentarios