Archivo etiqueta Gobernar es delegar

DE REYES A LIDERES

“Solo es digna de vivirse una vida consagrada a los demás “

                                 Albert Einstein

Había una vez un Rey al que le gustaba ser poderoso. Su deseo de poder no era suficiente, necesitaba que todos lo admiraran, mirarse en el espejo para que le dijera lo poderoso que era.

 Tenía una gran cantidad de  sirvientes, a quienes al preguntarle si era el más poderoso, le respondían: “sin lugar a dudas, pero tú sabes, que el mago tiene un poder que nadie posee “.

El Rey estaba celoso, pues, el mago tenía fama de ser un hombre bueno y generoso. Un día, cansado de que la gente le contara lo poderoso y querido que era el mago, el Rey urdió un plan:

  Organizaría una gran fiesta, e invitaria al mago y después de la cena, llamaría al mago al centro del salón y le preguntaría, si era cierto que sabía leer el futuro.

 El invitado tendría 2 posibilidades, decir que no, defraudando a su público, o decir que si, confirmando el motivo de su fama.

El Rey estaba seguro de que escogería la segunda posibilidad y entonces, le preguntaría la fecha en que iba a morir, el mago iba a decir cualquier fecha, en ese mismo momento el Rey planeaba sacar su espada y matarlo.

Conseguiría dos cosas de un solo golpe, deshacerse de su enemigo y demostrar que el mago no había podido adelantarse al futuro. Se acabaría el mito de sus poderes.

 Llego el día de festejo, después de la cena, el Rey hizo pasar al mago al centro del salón y ante el silencio de todos la pregunto:

 ¿Es cierto que puedes leer el futuro?- un poco-dijo el mago, ¿y puedes leer tu propio futuro? – un poco-dijo el mago.

 Entonces, dame una prueba- dijo el Rey. ¿Qué día morirás? El mago se sonrió, lo miro a los ojos y no contesto ¿Que pasa mago? dijo el Rey sonriente ¿no lo sabes? –No es eso- dijo el mago- pero lo que sé, no me animo a decírtelo

 ¿Cómo que no te animas?- dijo el Rey – yo soy tu soberano y te ordeno que me lo digas, debes darte cuenta de que es muy importante para el reino saber, cuando perdemos a sus personajes importantes, luego de un tenso silencio, el mago lo miro y dijo:

¡No puedo precisarte la fecha, pero sé que el mago morirá,  un día antes que el Rey!. Un murmullo corrió entre los invitados. El Rey siempre había dicho que no creía en magos ni en adivinos, pero lo cierto es que, no se animo a matar al mago. Se dio cuenta que se había equivocado, su odio, había sido su peor enemigo.

Alteza, te has puesto pálido. ¿Qué te sucede? – Pregunto el invitado – me siento mal – contesto el Monarca – voy a mi cuarto – te agradezco que hayas venido.

El mago era astuto, había dado la única respuesta que evitaría su muerte. El Rey volvió su cara hacia su invitado y le dijo:

 “Mago, eres famoso por tu sabiduría, te ruego que pases esta noche en el palacio, pues, debo consultarte por la mañana, sobre algunas decisiones reales.

Esa noche, el soberano no pudo conciliar el sueño pensando en cómo evitar que le pase algo malo, al mago. Muy temprano visito a su invitado, en el fondo, no pensaba consultarle nada, solo le interesaba confirmar que el mago  esté vivo, pero, como el mago era un sabio, le daba la respuesta correcta.

Desde aquel día, por la mañana y por las tardes, el Rey visitaba al mago para consultarle algo y lo comprometía para una nueva consulta, al día siguiente.

 Pasaron los años y el Rey se fue volviendo poco a poco más justo, dejo de sentirse poderoso y de tener la necesidad de demostrar su poder. Empezó a aprender que la humildad, también podía ser ventajosa.

El pueblo empezó a quererlo y el Rey ya no iba a  ver al mago para investigar su salud, iba a aprender para compartir una decisión, o a charlar, pues,  ahora eran amigos.

 Mucho tiempo después de la cena, recordó su plan que urdió para matar a su odiado enemigo. Mantener esto en secreto lo molestaba.

El Rey tomo coraje y fue a la habitación del mago, toco la puerta entro y le dijo: “hermano debo confesarte algo”. “Aquella noche, cuando te invite a cenar y te pregunte sobre tu muerte, planeaba matarte frente a cualquier cosa que dijeras. Te odiaba, porque todos te amaban, ahora me avergüenzo, pero necesitaba decírtelo para que me perdones”.

El mago lo miro y le dijo: “Has tardado mucho tiempo en decírmelo, me alegra que lo hayas hecho, pues, me permite decirte lo que ya sabía”.

Cuando me hiciste la pregunta y bajasteis tu mano sobre el puño de tu espada, no hacía falta ser adivino para darse cuenta de lo que pensabas hacer. “Como justo pago a tu sinceridad, debo decirte, que yo también mentí, invente la historia de mi muerte, antes de la tuya para darte una lección”. “Una lección que recién estas en condiciones de aprender”.

 Vamos por el mundo odiando y rechazando aspectos de los otros y hasta de nosotros mismos, que creemos despreciables, amenazantes o inútiles y  si nos damos un tiempo, terminaremos dándonos cuenta de lo mucho que nos costaría vivir, sin aquellas cosas, que rechazamos.

“Tu muerte, querido amigo, llegara justo el día de tu muerte”

. Es importante que sepas que estoy viejo y que mi día se acerca. No hay ninguna razón para pensar que tu partida debe estar atada a la mía, son nuestras vidas las que se han ligado, no nuestras muertes.

El Rey y el mago se abrazaron y brindaron por la confianza que habían sabido construir, cuenta la leyenda que esa misma noche, el mago murió durante el sueño. El Rey se entero a la mañana  siguiente y se sintió desolado.

Esa noche, 24 horas después de la muerte del mago, el Rey murió en su lecho, mientras dormía, quizá de dolor,  casualidad o quizá para confirmar, la ultima enseñanza del maestro.

 En el mundo de hoy, las personas viven aferradas a costumbres y creencias del pasado y a su vez preocupados por los cambios que se están produciendo.

Thomas Kuhn en su libro. “La  estructura de una revolución científica “señala que en determinado tiempo, los científicos e intelectuales llegan a compartir un conjunto de ideas, al que se le llama “El paradigma dominante “que cambia el modo de ver el mundo, como lo hizo Tolomeo, Nicolás Copérnico y Kepler.

  En 1905, Einstein publico su teoría de la relatividad, que invalido la visión newtoniana del mundo y con esto, se cambio por completo, la visión que teníamos del mundo y como consecuencia, los modos y costumbres del pasado, incluyendo la forma de gobernar.

 En el mundo actual, una comunidad que se respete, elije como líder, al más calificado técnica y moralmente. Su autoridad se basa en la justicia y la ejerce por la virtud, es el que educa.

Sabe gobernarse a sí mismo y gobierna sin violencia a los demás, con la fuerza moral de su ejemplo. Mandar no es un privilegio, sino, un honor y una responsabilidad. Su destino no consiste en aquello que tiene ganas de hacer, sino, en lo que tiene que hacer, aunque no le guste.

Un líder sabe tomar decisiones ,aceptar su responsabilidad, antes de tomarla, se rodea de toda la información y la evalúa, no toma decisiones, sin la opinión de sus colaboradores y cuando ha decidido y ordenado, permanece fiel a su decisión.

 Nada desalienta mas a sus colaboradores, que un líder indeciso y vacilante. El verdadero líder sabe, que la verdadera sabiduría de un líder, es una resuelta determinación.

 Para él, sabiduría es conocer lo que se debe hacer, habilidad, es saber cómo hacerlo y virtud, hacerlo.

No basta en dar una orden,  debe supervisar su ejecución, pues, debe prevenir las complicaciones. Todo líder entiende, que si desea ser respetado, no tiene más remedio, que ser respetable.

Sabe que debe juzgar a sus colaboradores con conciencia paterna, pero, al mismo tiempo, debe escucharse a sí mismo, que está dispuesto a perdonar. La cortesía es una fuerza que abre todas las puertas y la sonrisa, su herramienta. De modo que:

 ¡Un líder que no vive como tal, no es tan líder como cree ¡

No hay Comentarios